martes, 7 de julio de 2015

LAKOTAS, AMOR AL PODER VIVIFICANTE, PURIFICADOR Y CURATIVO DE LA TIERRA



Los ancianos, llegaban literalmente
a amar el suelo,
y, se reclinaban o sentaban en el suelo
con la sensación de estar
junto a una fuerza materna.
 
Tocar la tierra era bueno para la piel
y a los ancianos les gustaba quitarse los mocasines
y caminar descalzos sobre la tierra sagrada.
 
Construían sus tipis sobre la tierra
hacían de tierra sus altares.
 
Las aves que volaban por el aire
venían a posarse en la tierra
y ella era la morada última
de todo cuanto vivía y crecía.

La tierra era calmante, vigorizante,
purificadora y curativa.
 
Por eso el anciano indio
todavía se sienta  en el suelo,
en vez de encaramarse lejos
de las  fuerzas vivificantes de la tierra.

Para él, sentarse o echarse en el suelo
significa que podrá pensar con más profundidad
y sentir más intensamente.


JEFE LUTHER STANDING BEAR (lakota), 1933
 
 
 
 
 
 
 
publicado por  chamanesdelmundo