lunes, 6 de julio de 2015

EL VIAJE DE NACER Y MORIR







El primer gesto humano es el abrazo. Después de salir al mundo, al principio de sus días, los bebés manotean, como buscando a alguien.

Quienes se ocupan de los ya vividos, dicen que los viejos, al fin de los días, mueren queriendo alzar los brazos.

Y así es la cosa, por muchas vueltas que le demos al asunto, y por muchas palabras que le pongamos. A eso, así de simple, se reduce todo: sin más explicación, transcurre el viaje.

Fuente: Eduardo Galeano.