martes, 7 de julio de 2015

Algunas ideas fundamentales sobre chamanismo

Introducción

El interés cada vez más frecuente de los occidentales por el chamanismo, la antigua senda del chamán, ha ido creciendo en las últimas décadas. Antropólogos, médicos, psicólogos, psiquiatras, etc., han buceado últimamente en este conocimiento milenario, interesándose por los métodos chamánicos de curación.

El chamanismo es un fenómeno poco conocido, cuyo origen se encuentra en los albores de la humanidad. Ha sido mal visto y en gran parte rechazado y destruido por la cultura occidental. Sin embargo, los chamanes han sido los primeros curadores del mundo en utilizar el diagnóstico y el tratamiento para la enfermedad física, psicológica y espiritual. También fueron los primeros psicoterapeutas y los primeros que tenían la facultad de actuar como guías espirituales. Es posible que el conocimiento chamánico de cualquier continente sea parte de lo que ha pervivido como restos de un mensaje original verdadero. El Popol Vuh, libro sagrado de los quichés de Guatemala, que refleja una cosmología mesoamericana, podría ser los restos de una revelación. No todas las formas chamánicas han conservado su pureza del legado original, cosa común en cualquier grupo humano.

La función del chamán es la de curar a los enfermos y de comunicarse con otras realidades o mundo del No-Visto. El chamán tiene la capacidad de entrar en un estado expandido de conciencia y de poder “viajar” para adquirir conocimiento propio o recabar información del diagnóstico y tratamiento del enfermo.

El chamanismo, según Mircea Eliade, es una técnica arcaica del éxtasis y de la mística, también “religiosa” en el sentido profundo del término, libre de todo sectarismo religioso. Tiene una ideología, un simbolismo, unos ritos, una mitología, una historia y una cultura propia. Es una tradición perenne, cuyos fundamentos se basan en una cosmología. Contiene un conjunto de técnicas de curación y desarrollo personal.

Definición de chamán

A comienzos del siglo xx, los etnólogos acostumbraron a usar indistintamente los términos chamán, hombre-médico (medicine-man), hechicero o mago, para designar a ciertas personas dotadas del don de obrar prodigios mágico-religiosos. Los chamanes eran conocidos en todas las sociedades primitivas.

El antropólogo Mircea Eliade, muerto en 1986, gran estudioso y conocedor de las religiones comparadas e insigne esclarecedor del mundo del chamanismo, comenta en su libro Chamanismo y las técnicas arcaicas del éxtasis: “El chamanismo stricto sensu es por excelencia un fenómeno siberiano y cental-asiático. El vocablo nos llega, a través de Rusia, del tungús shaman”. Esta palabra de la tribu tungús de Siberia tiene un significado preciso y concreto; se distingue de otras palabras que, merced a un empleo abusivo, se han cargado de ciertasconnotaciones negativas, tales como mediums o videntes, conductores ceremoniales, brujos, hechiceros, curanderos, diableros, etc.

Mircea Eliade comenta que existen “diversos chamanismos: siberiano, norteamericano, suramericano, indonesio, oceánico, etc.”.

Define al chamán como “un hombre o mujer que ‘viaja’ en un estado alterado de conciencia o estado de conciencia chamánica (ECC), inducido a veces por el toque rítmico de tambores o de otros instrumentos de percusión, o en algunos casos por el uso de drogas psicoactivas”. En esos viajes, el chamán logra conocimiento que puede ser para diagnosticar y tratar una enfermedad, la adquisición de poder a través de los “espíritus”, los “animales de poder”, los guardianes u otras entidades espirituales.

En todo momento el chamán es consciente y puede controlar sus estados. Después del viaje, es consciente de lo que ha sucedido y lo recuerda.

El chamán tiene en común con los médicos, psicólogos y místicos quetambién estos tratan de restaurar la salud física y psicológica, limpiar, purificar y mejorar las relaciones de la persona con el medio.

La diferencia principal del chamán con los curanderos, sacerdotes omagos radica en que el chamán emplea los estados expandidos de conciencia en sus “viajes”, teniendo acceso a otras realidades.

Neochamanismo

El movimiento neochamánico es parte del desarrollo del movimiento místico moderno en Occidente. Apareció en el tiempo de la contracultura de los años sesenta y trata de ocupar el lugar de las religiones tradicionales. El chamanismo posee unas realidades espirituales y un método que permiten alcanzar experiencias transcendentales e intenta reformular las creencias de la actual sociedad. El neochamanismo es, pues, un chamanismo transcultural.

Funciones de la cura chamánica

La cura chamánica aboga por una curación completa.

El chamán entra en éxtasis en su trabajo y lo sacraliza.

Conoce cómo actúa el ego y trata de transformarlo y ponerlo al servicio del espíritu. Una de las herramientas que emplea es la psicoterapia.

Explora las dimensiones transpersonales y el encuentro con el espíritu.

Los chamanes ayudan a desarrollar las potencialidades contenidas en la persona. Consideran que la cura llega a ser total cuando se tienen en cuenta los estados espirituales de los que hablan los místicos de otras tradiciones.

Para curar, el chamán entra en un estado expandido de conciencia oestado chamánico de conciencia, etc.

Chamanes y Médiums

El chamán es consciente en todo momento y actúa bajo su propia voluntad; sin embargo, el médium es un instrumento pasivo, está a merced de los espíritus que lo “poseen”, no siendo consciente en ningún momento de lo que sucede.

Los chamanes difieren de los médiums en que estos son “canales” entre las entidades espirituales que se “apoderan” temporalmente de ellos y los “poseen” para comunicarse a través de ellos o con fines curativos. El médium “presta” su cuerpo, las cuerdas vocales, etc. Después del estado de trance no recuerdan nada. El auténtico chamán no permite ser “poseído” por ningún espíritu; es más, su función es hacer que salga de la persona el espíritu que le poseyó.

Eliade dice que “el chamán es una persona que viaja hacia los espíritus buscándolos en su propio mundo y conservando el control mientras permanece con ellos”. Aunque, en cierto momento, el chamán puede actuar como médium, no es un médium.

Comenta Mircea Eliade: “El chamán domina sus ‘espíritus’, en el sentido en que el chamán es un ser humano que logra comunicarse con los muertos, los ‘demonios’ y los ‘espíritus de la Naturaleza’, sin convertirse por ello en un instrumento suyo. Se encuentran, ciertamente, chamanes ‘poseídos’, pero estos constituyen más bien excepciones aberrantes que tienen, por otro lado, su explicación”.

El trabajo con el ego.

El trabajo con el propio ego es la tarea más ardua de la vida. Es la batalla mayor a la que todos tenemos que enfrentarnos. El ego es una cortina que nos oculta de otras realidades. Desmontar el artificio de tal escudo es el paso para “ver” y alcanzar la aproximación al Don del Águila. El ego, el carácter y la personalidad son palabras para denominar una misma entidad condicionada. Es un tripulante al mando del capitán, pero necesario para manejar la nave. El espíritu de la nave está simbolizado en el capitán.

Chamanismo, mistica y religión

El chamanismo estaría cerca del misticismo y alejado de lo que llamamos “religión”. No existe un sacerdocio institucionalizado, ni tiene ese tipo de estructura y jerarquías políticas propias de las religiones.

La vocación del chamán: ¿se hace o se nace chamán?

La vocación chamánica se manifiesta por una crisis, una ruptura del equilibrio psicológico.

Un chamán puede llegar a serlo por la transmisión hereditaria de un familiar, por vocación espontánea, esto es “llamamiento”, o por “elección”.

Toda experiencia extática que incide en la vocación del chamán tieneuna secuencia tradicional de agonía, sufrimiento, muerte y resurrección o transfiguración. La muerte es un morir simbólico que aparece en todos los rituales y ceremonias de iniciación.

El chamán llega a serlo y a curar a los demás a partir de la sanación de su propia enfermedad; ha pasado por ese proceso de sufrimiento, muerte y renacimiento y ha aprendido el arte de la cura.

Cada individuo viene a este mundo con ciertas predisposiciones,aptitudes o potencialidades que luego pueden o no cristalizar. Si el medio lo favorece, florecerán esas cualidades.

El deseo de “ser chamán” viene implícito en algunas personas. Es un “gusto” por algo distinto, por una forma de hacer diferente. Es una fuerza misteriosa que le arrastra a actuar como chamán, es el “llamamiento”, el cual, si no es escuchado y seguido, puede hacer enfermar. Si pone en marcha esa llamada interior, aparecerá todo un mundo de creatividad, de conexión consigo mismo, de poder, de amor y de entrega hacia los demás. Es una fuerza intuitiva tan poderosa que, si se carece del coraje suficiente para admitirla, la persona llegará a enfermar mental y físicamente; en última instancia, es el espíritu el que está enfermo, porque es en este en donde esta el anhelo de poner en acción el poder que habita dentro de él, lo decretado por el Gran Espíritu.

Además de las cualidades propias de ser chamán, la persona tiene que instruirse en un conocimiento. Para ello tendrá que buscar chamanes de conocimiento con los que aprender este arte del chamanismo. Por otro lado, su capacidad de “viajar” por otras realidades le concede conocimiento, que puede ser a través del sueño numinoso, los estados de trance, etc., de los que obtiene un saber que, junto con la instrucciónadquirida y la propia práctica, constituye la herramienta chamánica. El reconocimiento de los demás como chamán es importante.

Cuando el chamán recibe la “iluminación”, siente que una luz especial, no física, emana de su cuerpo. Es la misma luminiscencia de la que hablan los místicos.

Chamanismo, trance, éxtasis y posesión

Hay autores que diferencian el éxtasis del trance, aunque, en realidad, son dos términos para nombrar una misma cosa. Trance es un término procedente de la terminología médica y psicológica, mientras que éxtasis proviene del mundo de la espiritualidad.

Lo esencial de este estado es que tiene diversos grados de elevación, en donde la persona puede variar entre el ser consciente o inconsciente de la experiencia.

En el Psicochamanismo Integrativo la persona es consciente de lo que le acontece, recordándolo después de la experiencia.

Tratamos, por todos los medios, de que el asistente sea consciente en todo momento de su vivencia.

El éxtasis sería un acto de inspiración y no de posesión. Es un acto de inspiración voluntario y deliberadamente inducido a través de una serie de técnicas.

En general, en el chamanismo existe una diversidad de opiniones en cuanto a si en el estado expandido de conciencia hay unión con el Gran Espíritu o, por el contrario, la persona siente que es diferente del espíritu. En realidad, hay grados de aproximación o lejanía del Gran Espíritu.

Si la palabra “éxtasis” viene del griego ekstasis que significa ‘abandono [de los sentidos]’, entonces, cuanto más alejados estemos de los sentidos, más apartados estaremos del mudo existencial, puesto que es a través de los sentidos –vista, olfato, oído, gusto y tacto– comopercibimos el mundo.

El chamán en su estado chamánico de consciencia (ECC) sigue estando consciente; ha reducido en gran manera los aspectos negativos del ego, permitiéndole estar más cerca de su espíritu y, por lo tanto, del Gran Espíritu.

En ese estado, el chamán tiene acceso al mundo de lo desconocido;puede conocer, entre otras cosas, la enfermedad y el modo de curar a la persona. La facultad de imaginación que aparece en este estado estámás allá de las simples imágenes (producto de la mente ordinaria). Se trata de una imaginación activa que actúa como facultad y órgano suprasensible. Esas imágenes son mucho más reales que las que aparecen a través de los órganos sensibles, porque el chamán ha entrado, a través de su estado chamánico de consciencia, en el mundo del No-Visto, en donde no existe el espacio-tiempo. Esta visión que tiene el chamán es una experiencia visionaria, nunca una alucinación.

El éxtasis chamánico tiene similitudes y diferencias con respecto a otras técnicas del éxtasis de ciertas tradiciones orientales y occidentales. Carlos Castaneda lo llama “realidad no ordinaria o una realidad aparte”, Mircea Eliade lo denomina “estado de conciencia chamánico, etc” y también, “vuelo mágico del alma a los ‘viajes’ chamánicos”, diferenciándolos de un estado de disolución del ego, el estado sufi faná fila o la experiencia del vacío del no ser shunyata budista.

La finalidad del chamán es el conocimiento de uno mismo y de otras realidades.

El chamanismo contempla el trabajo del autoconocimiento. El chamán no es un brujo, sino alguien muy consciente de sí mismo y de lo que hace.

El auténtico chamán, como el sufi, no se pierde en sendas de persecución de poderes para manipular la existencia, sino que va directamente a la experiencia de lo numinoso del Gran Espíritu.

Todos aquellos que buscan incontroladamente poderes paranormales los encontraran, pero es posible que no alcancen a “ver” una realidad numinosa, puesto que lo único que les impulsa es el poder por el poder y esta actitud es más propia del ego que del espíritu.

Lo que realmente nos interesa es el conocimiento de uno mismo y de las diferentes realidades, el adiestramiento del ego, la integración con la naturaleza, el ser humano, el cosmos y el Gran Espíritu. Discurriendopor esta vía, encontraremos el altruismo y el amor.

El chamán se entrega con toda su alma a la tarea del chamanismo, estando, por lo general, en un estado de conciencia alterada o de trance. De este modo puede buscar conocimiento y recordarlo después de ese estado.

Trabaja desde el hemisferio derecho, desde lo analógico e intuitivo, más que desde lo racional y analítico.

También debemos considerar que no todos las acciones que emprende para curar son propiamente del chamanismo, del mismo modo que hay personas no chamanes que pueden actuar como tales utilizando técnicas chamánicas.

Algunas herramientas utilizadas en el chamanismo

El toque de tambores, el canto, el viaje chamánico, el encuentro conlugares sagrados o de poder, el trabajo con el cuerpo, etc.

La importancia de trabajar con el cuerpo viene dada porque este es el soporte de la mente y del espíritu. Ha sido bastante olvidado, siendo la mente la que ha tomado las riendas en detrimento del corazón. Elcuerpo no solamente lleva la historia biográfica, sino la ancestral de la humanidad. Es algo tangible y sentiente. Asimismo, el cuerpo se expresa a través del gesto, la postura, el movimiento y el sonido.

 


 








 Carlos Velasco Montes ·
http://www.psicoterapia-transpersonal.es