sábado, 21 de febrero de 2015

SERVIR AL PROJIMO - Louise L. Hay



 El servir al prójimo, se justifica por medio del poder creativo que llevas dentro de ti, en tu propio ser, en tu propio interno. Si procuras ayudar y servir a tus semejantes serás GRANDE, FUERTE y PODEROSO, porque estarás imitando al Creador y estarás también cumpliendo con tu fuente prodigiosa, haciendo fluir lo que se te ha dado.
La vibración más hermosa que existe, es la del Amor, y cuando se sirve al semejante, manifiestas ese hermoso sentimiento, pues vibras en armonía sublime con todo lo que te rodea. El servir a los demás es engrandecer el espíritu, que vive en lo más profundo de tu ser.
El espíritu de servicio, es dado por naturaleza, todos lo tenemos. No tengamos entonces, miedo a sentirnos cansados, agotados o inutilizados, porque nuestras fuerzas siempre son redobladas e intensificadas sin darnos cuenta en el momento en que esto sucede.
Es IMPORTANTE que nunca esperes recompensa por el acto de servir; sirve, sin condición alguna, y cuando menos te lo esperes, en igual o diversa forma te colmarás de dádivas cósmicas, pues las leyes universales se cumplen, por el solo hecho de ser sabiduría del TODOPODEROSO. Engrandece tu espíritu SIRVIENDO y esto lo puedes manifestar DANDO, HACIENDO O AMANDO.
Lleva contigo siempre en tu mente: “SÓLO SE TRASCIENDE.. ¡SIRVIENDO!” “MI CREADOR SIRVE. ¡YO TAMBIÉN ESTOY SIRVIENDO!. “Los seres humanos provenimos de Él (de nuestro Creador) y fuimos hechos a su imagen y semejanza, somos el Poder Creador en su mínima expresión. Podemos dar en abundancia, y recibir de igual manera, pues recuerda que: “el que da más, recibe mucho más”. Entonces, “si SERVIMOS en abundancia, seremos doblemente bendecidos”.


Fuente:   Louise L. Hay