miércoles, 18 de febrero de 2015

AFIRMACIONES PARA LA PROSPERIDAD




Cuando haces afirmaciones positivas, concientes, abandonas el papel de víctima.
Ya no te sientes impotente, y reconoces tu propio poder.
Las afirmaciones proporcionan a tu subconsciente algo sobre lo cual trabajar en el momento.
Debes tomar conciencia de qué es lo que crees.
Cada pensamiento es un decreto sostenido desde tu interior al exterior.
– Quiero expresar mi creatividad única y tengo éxito en todo lo que hago.
– Libero  todos los sentimientos de carencia y la limitación y  acepto con alegría las bendiciones de amor, riqueza y abundancia.
– Hoy en día está lleno de oportunidades y abro mi corazón para recibirlas.
– El dinero fluye libremente y en abundancia en mi vida.
– La abundancia es mía, me pertenece.
– Doy las gracias por el flujo ilimitado de  cosas buenas en mi vida.
– Cosas maravillosas me suceden a mí, porque yo vivo con una actitud de agradecimiento.
– La gratitud me mueve desde la percepción de la falta a las manifestaciones de la abundancia en todas las facetas de mi vida.
– La Riqueza es mi herencia Divina
– Yo soy la fuente de mi abundancia.
– Yo soy la imagen y el modelo de la  abundancia  para mí y para otros.
– Yo vivo en un universo abundante.
– Siempre tengo todo lo que necesito.
– Soy próspero, en mi fluye una corriente inagotable de riqueza.
– Mi energía está abierta y fluye en todas las áreas de mi vida.
– Hablo de éxito y prosperidad. Mis palabras elevan e inspirar a otros.
– Yo vivo  una vida abundante, la riqueza vino para quedarse en mi vida.
– Todo es perfecto en mi universo.
– El universo es seguro, abundante y agradable.
– Confío en mi, cada vez tengo mayor capacidad para crear abundancia.
– Acepto la prosperidad y la abundancia en mi vida.
– Confío en que todo llega en el momento perfecto y en la forma perfecta.
– Estoy vinculado a la abundancia ilimitada del universo.
– Tengo una gran cantidad de valiosas aptitudes y talentos.
– Invito a lo bueno y  le permito entrar en mi vida.
– Estoy atento a mis oportunidades y las  uso bien.
– Todo el dinero que gasto enriquece a la sociedad y vuelve a mí multiplicado.
– Todo el dinero que gasto y que gano me trae alegría.
– Estoy abierto a recibir.
– Tengo abundancia en cada área de mi vida.
– Mi dinero es una fuente de bien para mí y para otros.
– Soy financieramente independiente y libre.
– Todo mi dinero es energía en espera de mi mandato para crear buenas  cosas en mi vida.
– Todo mi dinero está trabajando para mí para aumentar mi abundancia, la alegría y vitalidad.
– Cristo en mí ahora me libera de toda limitación.
– Este es un universo rico y hay mucho para todos nosotros.
– Siempre tengo dinero más que suficiente para satisfacer mis necesidades.
– Yo sólo atraigo circunstancias lucrativas, agradables y beneficiosas para mi y los que me rodean.
– Soy próspero, el dinero fluye hacia mí de muchas fuentes.