jueves, 5 de enero de 2017

Filosofía de Sankhya de la India.

Según el Samkhya, una de las seis escuelas ortodoxas de filosofía de la India, y que tradicionalmente se considera que fue fundada y desarrollada por el sabio Rishi Kapila, quién percibió los principios o elementos del Universo, en la que se fundamentan los conceptos básicos del yoga y el ayurveda. Todo lo que cambia, ya sea físico o mental, pertenece al mundo de Prakriti. El término Prakriti hace referencia a la Naturaleza primordial del mundo manifestado, es decir de todo aquello que percibimos. Todo lo que percibimos, ya sean imágenes, sonidos, pensamientos, incluso nuestro sentido del Yo, es una manifestación de esa naturaleza primordial o Prakriti.



Estos principios son:

  • Prakriti
  • Mahad o Intelecto Cósmico.
  • Ahamkar o Ego.
  • Cinco elementos básicos – Panchamahaboots: Éter (Aakash), aire (Ain), fuego (Agni), agua (Jala) y tierra (Prithvi).
  • Cinco facultades sensoriales: oído, piel, ojos, lengua, nariz.
  • Cinco órganos motores: boca, manos, pies, órganos reproductores y órganos excretores.
  • Cinco sentidos o Tamatras o Jamendriyas: oído, tacto, vista, gusto y olfato.
  • La mente.
Las Gunas son las tres cualidades o energías esenciales para la creación de cualquier sustancia o actuación en el Universo.

  • Tamas: energía de la inercia, apatía, dejadez, pereza, aburrimiento, pesadumbre, melancolía, oscuridad, tristeza, ignorancia, atolondramiento. El “yo” inconsciente.
  • Rajas: energía de la acción, movimiento dinámico, voluntad, agitación, lucha, superación, conquista, triunfo, poder, fama. El “yo” como acción egoica.
  • Sattva: energía de equilibrio, estabilidad, pureza, luz, el despertar, virtud, bondad, humildad, compasión, generosidad, conocimiento, creatividad y sabiduría liberadora. El “Yo” supraconsciente.
Estas tres energías o cualidades, también pueden traspasarse a los objetos y todo lo que conforma esa naturaleza de Prakriti, incluso los alimentos. Por ejemplo: una piedra será más tamásica e inerte que el sol, lleno de vida y de luz, sattvico; los alimentos de difícil digestión, muy ácidos y picantes, están considerados rajásicos; una fruta o alimento fresco, será mucho más sattvico que un alimento preparado y envasado, sin vida.

Características psicológicas de Tamas

  • Las personas con este tipo de energía no tienen confianza ni con ellos mismos ni con los demás.
  • No hacen ningún esfuerzo para aprender, ni por superar la ignorancia básica de la mente (Avidya).
  • No están motivados por nada. No expresan ni felicidad ni dolor.
  • Sienten un fuerte miedo ante el dolor y hacen caso omiso de las necesidades vitales de su cuerpo y del cuidado de su salud.
  • No tienen conciencia de una dieta adecuada, por lo que consumen alimentos que son dañinos para su salud física, emocional y mental.
Características psicológicas de Rajas

  • Personas dinámicas e irregulares, por lo que les cuesta conseguir sus objetivos y metas en la vida.
  • Cambiantes en sus decisiones y reorganizan la vida con frecuencia.
  • Interesadas por el prestigio, el poder, la fama, a nivel profesional y personal.
  • Poseen coraje y valor, pero no dudan en manipular o dominar a los demás para conseguir sus fines.
  • Tienden a no estar satisfechos con lo que tienen y siempre buscan más y más. Se fijan más en la hierba del vecino que en la propia.
  • Son ambiciosos y pueden mostrarse coléricos, soberbio, egoístas, envidiosos, celosos, intolerantes, arrogantes, vanidosos y prepotentes.
  • Tienen una actitud exagerada de ante el dolor y el placer. Y suelen ser personas con alta tendencia al victimismo.
  • Al estar activos suelen estar afectados por el exceso de dolor, fatiga, ansiedad, tensión, estrés.
  • Consumen excesivamente alimentos fuertes, de difícil digestión, muy especiados y ácidas, carne, etc.
Características psicológicas de Sattva

  • Personas con voluntad genuina, un conocimiento puro, buen intelecto y buena capacidad de adaptarse a las vicisitudes de la vida.
  • No pretenden imponerse ni gobernar o manipular a los demás.
  • Están satisfechos con lo que tienen, y están más en el ser que en el poseer.
  • Son capaces de aceptar y controlar sus emociones sin apegarse a ellas, ni generan rechazo o aversión. Son flexibles y tolerantes.
  • Viven de modo puro, teniendo en cuenta su alimentación, sus pensamientos y su relación con la creación divina.
  • Poseen una gran intuición sabiendo discernir qué es lo mejor para su cuerpo, su mente y su alma.
  • Poseen una gran curiosidad para aumentar su conocimiento, experiencias y sabiduría.
  • Son creativos y suelen conseguir sus metas en la vida.
  • Saben manejarse con el sentimiento de soledad, y evitan tanto la dependencia emocional cómo la simbiosis afectiva.
  •  Suelen tener buena salud y tienen una actitud serena ante enfermedad, la vejez y la muerte.
Conclusión

El trabajo interior para llevar una vida armónica, consiste en utilizar todas las técnicas milenarias del yoga para erradicar la energía de inercia de “tamas” utilizando las mejores energías dinámicas de “rajas”; después, apoyándonos en las energías creativas de “sattva” ir consiguiendo sujetar, calmar y suavizar “rajas”. Y por último… desarrollar, ampliar, desplegar y perfeccionar las energías liberadoras de Sattva.