jueves, 20 de octubre de 2016

Despertar de la Conciencia con Medicinas Sagradas





Los grandes personajes de la historia como Jesús, Buda, Krishna, Saibaba, Osho, Platón, Descartes, Cicerón, Santo Tomás, Saint Germain, Einstein, Shakespiare, Maquiavelo, Deepack Chopra, Eckhart Tolle, Wayne W. Dyer. y una larga lista más de ellos, tienen en sus enseñanzas algo en común, nos hacen saber que estamos “DORMIDOS”, que aunque tenemos los ojos abiertos, nos damos un baño, tomamos café, etc. creemos que estamos despiertos; en sus enseñanzas señalan que nada está más alejado de la realidad, que ni siquiera somos conscientes de cuantas cosas hacemos mientras estamos dormidos soñando, del mismo modo nos pasan inadvertidas miles de cosas cuando según estamos despiertos. 

Las palabras “vigilia”, “sueño”, “despertar” y “conciencia” se nos repiten una y otra vez de manera constante, con demasiada frecuencia pero estamos tan dormidos para escuchar y buscar comprenderlas.
Existen diversas formas y técnicas para tener una mejor vigilia o ser más conscientes de que estamos soñando, diversas culturas en el mundo han elaborado y desarrollado distintos saberes y técnicas para elevar y despertar a nuestra conciencia; entre otras también emplean herramientas o medicinas hechas de algunos plantas o vegetales y sofisticadas técnicas de éxtasis como la repetición de mantras, ayunos, ritmos de respiración, danzas, música e icaros etc. 
Dichas técnicas aparte de ayudarnos a ser más conscientes de la realidad que estamos viviendo, sirven para aquietar la mente, que es el lugar donde se generan miles y millones de todo tipo de proyecciones que traen consigo los problemas psico-somáticos, estas son las enfermedades creadas por la mente que se reflejan en el cuerpo y en el alma.
La “Medicina tradicional indígena” conocida como “Enteógena” y/o “Alucinógena” que si nos referimos a la raíz etimológica de las mismas debemos entender que:
“Enteógeno”: Del Griego éntheos que significa "que tiene a Dios dentro", "inspirado por los dioses" y génos quiere decir "origen, tiempo de nacimiento", “creación”, "llegar a ser", "devenir". “ser inspirado por Dios”.
“Alucinógeno”: Lt. Aluceo; Gr. “Alucinate”: “ilustrar, aluzar, iluminar, mostrar, espejismo, ilusión”; y Lt. “Geno”; Gr. “Güeno”: “Creación”. Por lo tanto debemos entender que significa “aluzar, ilustrar, iluminar la creación”.
Es decir, vivimos en un cuarto obscuro sin darnos cuenta de lo que estamos creando y la medicina tradicional indígena nos prende la luz para que podamos ver con claridad lo que estamos creando.
Algunas “Medicinas tradicionales indígenas” como la ayahuasca DMT y el sapito del desierto de sonora (Dimetiltriptamina) son herramientas muy poderosas que nos ayudan a ir tomando consciencia de que estamos dormidos y que es hora de despertar a la verdad, la verdad de quienes realmente somos, y cómo es que estamos creando nuestra realidad.
El “DMT” es producido en el cuerpo humano por la Glándula Pineal todos los días, principalmente durante el sueño profundo y en circunstancias de placer, relajación o estrés. El cuerpo segrega las triptaminas como la Serotonina, Melatonina, Endorfina, Dopamina, etc. sustancias encargadas de reparar, regenerar y reestructurar los daños causados por la mente al cuerpo. Es por ello que los científicos lo han clasificado como "el primer psicodélico endógeno humano".
El “DMT” orgánico, también está presente en diversos géneros de plantas de origen europeo y asiático como Acacia, Anandenanthera, Mimosa, Piptadenia, Virola, Syrian rue y en algunas de las plantas sudamericanas con las que se prepara la cahoba, el yopo y la ayahuasca, la Psychotria viridis, Psychotria carthaginesis y rusbyana. En México es extraído del Buffo Albarius, un sapito que vive en el desierto de Sonora.
Las reacciones al consumir DMT tanto de ayahuasca como de sapito varian mucho dependiendo del estado de conciencia e intoxicación física, mental o emocional del participante, este puede experimentar algunas de las siguientes vivencias:
• Liberación de estrés acumulado por años en nuestro cuerpo.
• Disolución de memorias celulares inconscientes que provocan adicciones, compulsiones, enfermedades psicosomáticas y sufrimientos.
• El sentido de no tener cuerpo, de flotar o de caer.
• Presenciar lugares llenos de luces y colores como un caleidoscopio, figuras tridimensionales flotando y moviéndose en todas direcciones.
• Sensación de que el cuerpo se disuelve en miles o millones de partículas.
Beneficios de consumir éstas medicinas:
• El participante experimenta sensaciones de una profunda liberación de sus cargas traumáticas emocionales, (estrés consciente e inconsciente).
• El participante es consciente de mejoras en los padecimientos físicos y mentales que le aquejaban, hasta su total sanación.
• El participante encuentra que su ego fue fracturado, reducido o minimizado, permitiendo de esta manera apreciar y valorar las cosas cotidianas con más intensidad, como las plantas, colores, sabores, olores, la naturaleza y por supuesto a las personas que le rodean.
• La medicina activa la glándula pineal, estimulando el buen funcionamiento del sistema inmunológico del cuerpo, provocando que los padecimientos físicos, mentales o emocionales se puedan auto corregir y sanar.
También ha quedado demostrado científicamente que el consumo de “DMT” no causa ningún tipo de adicción, ni existe a la fecha registro alguno de que produzca efectos secundarios dañinos al cuerpo, ni consecuencias negativas asociadas directa ó indirectamente a la salud físico-mental, por lo contrario, rompe las adicciones, apegos y compulsiones, logrando la desfragmentación del ego, provocando sanación del cuerpo humano, curando enfermedades provocadas por la mente, que cuando no es capaz de digerir las situaciones que se le presentan lo refleja en todo tipo de padecimientos.




Fuente: chamanismoenmexico