viernes, 11 de marzo de 2016

EL DIOS DE LAS EXCEPCIONES - Jeff Foster


A INTERPRETAR DE INFINITAS MANERAS...

No hay ningún Dios,excepto el Dios que conoces comola vida fluyendo a través de tus venas y esta maravillosa sensación deser libre a pesar de las circunstancias,a pesar del juicio y la burlade los demás, a pesar de las dudas ylos temores yde la total ausencia deun punto de referencia.Desde ese día,todo tu mundo se vino abajoy dejó de importartelo que pensaran de ti.


El día en que tu corazón fue atravesado,el día en que por vez primera sentiste alivioen la herida misma.No hay ningún libro sagrado, exceptoel que tú mismo escribes con cada aliento,dictado a través de la inspiración,impreso a través de la exhalación,el libro que recorres, pasito a pasito,cuando vas al trabajo, o cuando vas a buscar a los chicos,el libro que se silba en el limpio yfresco aire de la mañana, sin importarquién escucha o deja de escuchar, conlos pájaros como tu fiel congregación,la gente sola en la parada de autobús, esperando en paz,la nubes quietas y firmesen su propio Amén.


No hay ninguna religión, excepto este misterio,reconociendo al otro como tú mismo,luchando por la flama que no se puede ignoraro extinguir, o creer(está demasiado cerca para ser creída),eso que brilla con la verdaddetrás de cada par de ojos,una batalla ya ganadaincluso antes del mundo.La respuesta está reflejadaen la pregunta, siempre.No hay ningún Dios, exceptoel Dios misericordioso de lasexcepciones.Demasiado vasto para ser contemplado.Demasiado cerca para ser creído.


-Jeff Foster