sábado, 11 de octubre de 2014

TIEMPO DE LA CAÍDA DE LOS VELOS.

 





Caída de los velos y nueva energía
Desprendernos de los velos que arropan nuestra ignorancia está resultando cada vez más fácil, no así para aquellos seres que se aferran a la vieja energía, donde todo debe de marchar como antes, para complacer sus autoestimas y egos personales. Esta vieja energía tiene que elevarse por razón divina (y entiéndase que la razón divina es el bien común para todos), aunque no encuentre las condiciones idóneas para hacer ese cambio, el cual quieran o no se va a producir.



Entonces lo que debería ser una transición suave, se convierte en el desgarre de los velos, y viene el sufrimiento auto infringido del no querer a conciencia el cambio que se está produciendo. Lo que no se aprende con amor se aprende con dolor. Algo que la mayoría está experimentado ahora, y seguirán viviendo si por conciencia propia no le dicen basta a la autocomplacencia de los sentidos terrenos.
Queriéndolos arropar con influjos de energía divina, pensando que los demás duermen más bajo del colchón en que ellos están. Y no es así, esas energías ya las conocemos porque pasamos por ellas y no queremos volver a vivirlas, despertamos de ese sueño y estamos bien concientes de nuestra divinidad.
Y como lo divino en todo es Dios, nunca jamás entreguen su espiritualidad a nadie. Los velos de su propia conciencia se desplazan al igual que el de todos. Hasta la isla está desasiendo sus velos.
Los deslizamientos de los velos, a nivel de todas las conciencias en masa, nos da un salto cuántico, así con una integración social jamás vista en esta tierra. Nuestra tierra en su despertar nos está ayudando, pero la gran mayoría no deja ver esos cambios, porque los tienen como recuerdos propios y de un grupo determinado o avanzado como dicen ellos. Ahora, ¿cuándo serán estos cambios visibles para todos?, a partir de este mes. La aceptación de los acontecimientos y la manera en que se manejen, darán la seguridad y el equilibrio para que todos podamos aprender y ayudar en el cambio de energía que se está produciendo.
Lo crean o no cada día ascienden en su vibración, pero no lo saben o no se dan cuenta, porque están esperando que el velo se caiga todo en un momento.
Buscan cada día nuevas noticias en el mundo del espíritu, cosas transcendentes en los acontecimientos a todos los niveles. Pero se pierden la noticia más importante sobre lo que pasa: ustedes mismos. Buscan y buscan lo nuevo y no ven que lo más nuevo, lo último, son ustedes mismos.
En este aquí y ahora no se trata de lo que va a pasar sino de lo que está pasando, nuestra tierra está despertando. Nuestra tierra es sagrada, tiene promesa.
En nuestro país hay almas encarnadas que realizan su trabajo noche a noche, sin miedo y quizás con el absoluto desconocimiento de sus propias realidades. Realidades que cada día nos dan en la conciencia, y esa es la conciencia despierta.
Cada vez que alguien tiene una idea, en un concepto puro para el bien común, siempre tendrá patrocinio divino.



 Thany Matos de Sucart