sábado, 4 de octubre de 2014

LA MEDITACIÓN Y NUESTRA REALIDAD.






La meditación se ha convertido en una palabra más del que se autodenomina espiritual, encerrando en el término de meditar, cada corriente a su propio entendimiento e empleando su propia técnica y función.

La meditación (del latín meditatĭo, -ōnis) describe la práctica de un estado de atención concentrada, sobre un objeto externo, pensamiento, la propia consciencia, o el propio estado de concentración.

Concentrar la atención en algo, enfocar u ocupar el intelecto en una sola cosa, esta sería la definición resumida de meditación. Pero esto por sí solo, ¿qué beneficios nos aporta? Se los voy a explicar, de una forma clara.

Si enfocamos nuestra atención (intelecto o mente) con los ojos abiertos o cerrados en una sola cosa, YA ESTAMOS MEDITANDO! El efecto en nuestra mente es que se detiene, o sea, conforme más tiempo le dediquemos a una meditación, la mente bajara su ritmo, desacelerando el proceso de pensamiento, hasta el punto de casi no pensar. Esto significa que retiramos nuestra atención de eventos del pasado y del futuro con sus infinitas probabilidades, dejándonos solo con el ahora o como muchos lo denominan, el presente absoluto.

Te preguntaras ¿Que se puede lograr con esto? Bien, todos tenemos un poder sorprendente. El poder de crear, si enfocamos todo este poder en cualquier cosa, esta será una realidad, en tan solo un instante, si solo enfocamos una parte de este poder, será de todas formas una realidad, tarde o temprano. Este poder radica en la atención. Y la atención absoluta, solo se logra estando en este presente absoluto. Concluyendo que la atención absoluta y el presente absoluto, son la misma cosa.

Las personas que piensan recurrentemente en su pasado, lo están atrayendo a su presente, si una persona piensa en toda la carencia que tuvo, esta misma será su presente ya que parte de su atención está allí. Un problema u conflicto no va a desaparecer, hasta que le dejes de construir  tu atención, esto pasa por que tu futuro está siendo creado con las bases de tu pasado, al que le tienes enfocada tu atención. Es por esto que si quieres tener abundancia, esto no se logrará si aún tienes residuos de tu atención anclados en tu pasado de carencia. Es como querer construir un edificio nuevo, sobre los escombros de uno anterior.

Por eso que, en nuestra sociedad, el rico se hace más rico y el pobre más pobre. Solo aquel pobre que logra despegar su atención de su pasado de carencia, podrá así enfocar su atención en un presente a su antojo.

La oruga para convertirse en mariposa, primero tienes que olvidarse que es oruga.

La trasformación de la oruga a mariposa es un excelente ejemplo de lo que les quiero trasmitir. La oruga se encapsula en su capullo, donde realiza un proceso metamórfico, que le lleva 21 días, resurgiendo después de este periodo de tiempo en mariposa.

La realidad de la oruga antes de ser mariposa es como dos mundos completamente diferentes, Ejemplo; primero la oruga para trasportarse de un punto a otro, le toma mucho tiempo, se alimenta de múltiples hojas y en gran cantidad, para poder nutrirse adecuadamente. Y ahora para convertirse en mariposa tiene que desapegar su atención completamente de esta realidad de oruga por 21 días y enfocar toda su atención en esta nueva realidad como mariposa donde su alimento, por muy poco, la nutre muy bien y trasportarse de un punto a otro, solo le toma una fracción del tiempo del que le tomaba como oruga.

Si en uno de estos 21 días de metamorfosis de oruga a mariposa, a la oruga no se le olvidara que fue oruga, esta trasformación no ocurriría. Con esto les trato de decir que la mariposa, no anda volando por ahí contando que una vez fue oruga.

Este poder de atención absoluta es el que utilizo Jesús para realizar sus milagros, caminar sobre el agua, sanar a los enfermos y revivir muertos.

Tenemos que reconocer que todo es energía y esta energía obedece a la atención del pensamiento y su intención.
El cuerpo humano y absolutamente todo lo que conocemos como materia, está formado por estructuras atómicas. Átomos que se conforman de electrones, protones y estos a su vez de partículas subatómicas, las cuales son estructuradas por partículas más pequeñas y esenciales. Los científicos quieren encontrar esta partícula esencial y la han llamado la partícula de Dios. La cual nunca va a encontrar con su ciencia actual.

A lo que voy es que toda la realidad que nos rodea es pura energía y la materia vendría siendo, un estado más de esta energía.

Recuerden; la energía no se crea ni se destruye, solo se transforma.

El vacío así como el limbo, no existe, absolutamente todo está ocupado por esta energía única, la cual está en constante movimiento, auto transformándose, evolucionando.

Bueno, esto es otro rollo, de un nuevo escrito…

El punto con esto es que meditar nos permite moldear nuestra realidad y la de los demás a nuestro, antojo. Tal vez se cuestionen; ¿Y esto no es peligroso, no podría hacer alguien, un mal con este poder? Te respondo, absolutamente no podría, ya que como dice el dicho, Dios no les da alas a los alacranes.
Cuando uno medita, se conecta con la esencia, con esta partícula de Dios de la que está estructurado todo cuanto existe. Y Jesús dijo, el reino de Dios está dentro de ustedes, si tu contactas con la meditación con esto que se encuentra en tu interior te haces acreedor de virtudes y valores coherentes con lo que caracterizamos al amor. A este amor lo podemos llamar Dios mismo, o la esencia de toda la creación.
Así que en este nivel de conciencia no se podría pensar, ni siquiera en la posibilidad de ejercer algún mal contra alguien o algo, ya que en este nivel uno se daría cuenta de que todo y todos solo se resumen a uno ;) que en unas palabras más digeridas seria que se daría cuenta que todo y todos son el mismo.

Nuestra misión es que este conocimiento sea trasmitido a cada mente posible, para que con esto, les de la herramienta para trascender a una nueva realidad.





Escrito por Daniel Uribe.