miércoles, 2 de diciembre de 2015

METODOS DILD Y WILD PARA TENER SUEÑOS LUCIDOS

sueño lucido

No hay un método universal para inducir los sueños lucidos, sino que los supuestos métodos son solamente indicios que deben adaptarse a cada individuo de forma personal.

Todos los métodos y técnicas tienen sus ventajas e inconvenientes para cada persona. Es por eso que solamente se pueden dar indicaciones generales a partir de las cuales cada uno construirá su método personal.

Stephen Laberge clasifica los sueños Lúcidos en dos tipos según los modos en que la lucidez aparece: durante el sueño (DILD) o al quedarse dormido (WILD)

El método DILD

El método más frecuente comienza con un sueño común y consiste en darse cuenta, de alguna manera, que estamos soñando. A partir de ese momento se entra en estado de lucidez. Este tipo de experiencia se llama DILD (Dream Induced Lucid Dreams) justamente porque comienza en un sueño. Esta es la manera que la mayoría de la gente, sin entrenamiento alguno, tenga al menos una vez en la vida un sueño lúcido espontáneamente.
Para lograrlos el primer paso es practicar el ejercicio de recordar los sueños al despertar. Si nos levantamos apurados por entrar en nuestras obligaciones diarias, poco éxito podemos tener en lograr sueños lúcidos. Por eso conviene despertarse poco a poco, tratar de no abrir los ojos en seguida y recordar los sueños lo mejor que podamos, con todos los detalles posibles. Para recordarlos es muy útil anotarlos. Cuando se están anotando, generalmente los detalles se presentan a la mente.
A la noche, antes de dormir, conviene decirse – e incluso anotar – qué es lo que uno desea hacer cuando adquiera lucidez, e ir a dormir con la intención de lograrlo.
El siguiente paso es estar siempre atentos a las señales de los sueños, situaciones completamente inverosímiles estando en vigilia.

El método WILD

El segundo método, llamado WILD (Wake Induced Lucid Dreams) puede llevar a tener experiencias fuertes y nítidas de los sueños lúcidos. Es más difícil de lograr porque se necesita un estado de tranquilidad y de relajamiento difíciles de conseguir.  Se trata de entrar directamente en estado REM (sueño paradójico) desde la vigilia manteniendo la consciencia en todo momento y sin ninguna ruptura. en esta técnica es importante la relajación y la atención.

Es esta última la que nos mantiene conscientes, lo que nos da la continuidad mental para poder entrar lúcidamente en nuestros sueños.

Si después de relajarte comienzas a ver puntos de colores, rayas, o imágenes que pasan por tu campo visual, entonces puedes aprovechar estas imaginería del “estado hipnagógico” (entre la vigilia y el sueño), y enfocar ligeramente tu atención en las imágenes que se te presentan. Como en todas las técnicas atencionales, debes adoptar el papel del “testigo”, que observa en silencio pero no se involucra. Después de un tiempo estas imágenes o punto irán desarrollándose hasta formar escenas completas. Cuando se tornen extremadamente “sólidas” o “reales” esta escenas, sencillamente “entras” al sueño y de repente te encuentras en el mundo onírico.

Si lo anterior no funciona para ti (muchas personas no ven imágenes ni puntos), puedes contar mientras te quedas dormido, por ejemplo hasta 100, y cuando llegues a ese número, dices “estoy soñando”, y verificas mirando a tu alrededor por si efectivamente lo estás. Si no estas soñando, repites, y verificas nuevamente.

Otra buena opción para mantener la atención es fijar la atención en las sensaciones del cuerpo. Después de un buen rato, comenzarás a sentir la sensación de estar “flotando”, y puedes experimentar unas extrañas vibraciones por todo tu cuerpo; esta es la señal de que estás cerca. Relájate entregándote a estas vibraciones, y cuando la experiencia llegue al  punto de gran intensidad, te verás inserto en una escena dentro de un sueño, o puede que tengas una experiencia de salida del cuerpo.

 

Fuente:  wordpress.com