miércoles, 28 de febrero de 2018

LA VERDAD.






Porque La Verdad Eterna no se viste de plumajes,

no se esconde en cuevas ni en palacios. No se reduce a la oscuridad de filosofías.

No se presenta en vanagloria y orgullo. No señala elegidos, ni persigue hombre alguno para que crea en ella.



La Verdad está sencillamente allí, a la voluntad de quien desee encontrarla.

Al nacer del sol todos los días señalando, son sus rayos cuanto debemos saber.



En la sonrisa y llanto del niño con el que lloramos por necedad.

En la no tomada en cuenta flor, regalando sus aromas; como aromas y flor es la Sabiduría Interior.



Viene en los vientos que arrullan bosques y montañas donde duermen los cansados que despiertan.

Yo la veo al caer las hojas y gotas de rocío significando La Vida que viene y va.

En esas aguas: fuentes, ríos y mares de edades tiempos de encarnaciones y aprender.



La Verdad la ven mis ojos y palpita en mis sentidos con la Creación que me rodea.

Ella vive en mi corazón por encima de las vicisitudes y se levanta con EL YO SOY... Mi Soy.



Mi Alma la interpreta, mi Espíritu toma fuerza en ELLA y mi corazón se alimenta y SOY...

ASÍ ES LA VERDAD!



ARMANDO RODRIGUEZ MORALES
Soberano de la República Errante MENDA LERENDA.