lunes, 29 de enero de 2018

LAS FRACTURAS EMOCIONALES DEL ALMA Y CÓMO CURARLAS.


La fractura del alma es una dolencia espiritual que se produce cuando una persona tiene alguna experiencia de gran sufrimiento en su vida.
Para el ancestral conocimiento chamánico, el alma del ser humano puede fracturarse en varias partes debido a acontecimientos fuertes. Cada experiencia o hecho que nos hace sufrir mucho puede ser causa de una fractura del alma.
La fractura del alma se siente como una sensación de vacío, como que nos falta algo, como que perdimos una parte nuestra y que no podemos encontrarla.

La fractura del alma se produce por la muerte de un ser querido, una mudanza traumática, un gran susto, perderse cuando se era niño, un accidente importante, una separación, un divorcio traumático, una traición, una enfermedad. En general, para que el alma se fracture tiene que suceder un acontecimiento que nos impacte e influya fuertemente en los sentimientos y pensamientos.
Las fracturas del alma pueden “verse” en los ojos de las personas, en la falta de brillo, en que están a pagados, porque los ojos son el lugar del cuerpo donde reside el brillo del alma.

Pero porqué solo una parte del alma se fractura y no toda cuando sucede un acontecimiento doloroso. La respuesta que han dado los chamanes por miles de años es que esa parte sufrida del alma se va porque no debe generar un desequilibrio general. Es como cuando en un cajón de manzanas una de ellas se pudre y hay que sacarla para que no pudra al resto. Con el alma es lo mismo, sólo que la inteligencia de nuestro espíritu realiza este fenómeno de salvamento de la integridad espiritual. Si el hecho hace que toda el alma se fractura y se valla, la persona muere, porque sin alma un ser humano no puede vivir, según el chamanismo.

El alma se distribuye por todo el cuerpo físico, emocional, mental y espiritual del ser. El alma es la energía vital que tenemos. Pero el alma es mortal y fácilmente dañable. La fractura es una de las dolencias que el alma experimenta en nuestro ser.

Por otro lado, la fractura del alma provoca el olvido del acontecimiento doloroso que ha generado esa fractura. También genera el olvido de algunas cosas de todos los días. El caso de una señora mayor a la cual se le había muerto el marido hacía muy poco tiempo me ha llamado la atención sobre la influencia de la fractura del alma en la memoria. Esta mujer, que se dedicaba a dar clases a muchos alumnos, inmediatamente de la muerte de su marido comenzó a perder las cosas en su casa, a no recordar clases que sabía muy bien, a no recordar nombres, entre otros pequeños y grandes olvidos. Luego de cinco meses seguía empeorando su pérdida de la memoria hasta que se decidió a que le devolvieran el alma luego de probar todo tipo de fármacos y remedios naturales sin resultado.
La experiencia de recuperación de sus fracturas del alma fue la siguiente: Realicé un viaje al mundo inferior para encontrarme con mis animales de poder, que me guiarían hasta las fracturas del alma de la señora. Al encontrarme con mis animales les consulté si esta mujer tenía fractura del alma y cuántas. Mi animal de poder me dijo que tenía dos fracturas del alma y que su corazón estaba muy mal debido a la pérdida de su marido. También me dijeron que una de sus almas estaba en el borde del río que separa el mundo de los vivos del mundo de los muertos y que ella quería irse con su marido, que no quería vivir más con ese sufrimiento, y que había que sacarla lo antes posible de ese lugar antes que decidiera comenzar a morirse lentamente, generando una enfermedad. Les pedí a mis animales de poder que me acompañaran a buscar esas fracturas del alma y comencé a deslizarme hacia las mismas. La llamé por su nombre cuatros veces (en el chamanismo lo que se quiere hacer o pedir hay que decirlo cuatro veces) y me fui acercando hasta un lugar oscuro a mi derecha desde donde estaba parado en el mundo inferior. Ella se encontraba sentada en una roca, con las manos tapándose la cara y llorando. Al verla le pregunté si era una de las fracturas de alma de ella y me respondió que sí. Entonces le pregunté por qué se había ido y me contestó porque estaba sola en el mundo, porque todos los hombres en su vida la dejaban. Le dije que debía regresar porque donde estaba no era su lugar, que tenía que dejar de sufrir y aceptar que no estaba sola. Le pregunté si tenía alguna condición para regresar y me dijo que volvía con la condición de que ella no se aferre a ningún hombre más para ser feliz. Le pregunté dónde estaba la otra fractura del alma y me dijo que en el borde del mundo de los muertos. Entonces, la cargué a un costado mío sosteniéndola con uno de mis brazos. Comenzamos a ir hacia ese lugar, pasando por un camino lleno de árboles frutales y llegando hasta la orilla del río. Este río que separa los mundos ha sido descripto por personas de muchas culturas de todas las épocas, generalmente se lo ha entendido como un elemento mitológico de las sociedades antiguas pero verdaderamente esos relatos se remiten a viajes a ese mundo.
Así fue como llegamos hasta la orilla del río; me di cuenta de que estábamos en el lugar correcto porque comencé a ver la barca y al barquero que llevan las almas hasta el mundo de los muertos. No me acerqué a él y comencé a buscar a la señora por los alrededores hasta que la vi parada mirando hacia el otro lado del río. Me acerqué y le pregunté si era la otra alma. Me dijo que si y había llegado hasta ese lugar para seguir a su marido al otro mundo. Ella tenía la mirada perdida en el horizonte. Le dije que debía volver lo antes posible y me dijo que lo haría con la condición de que ella misma debía sonreír otra vez. Entonces la cargué en mi otro brazo y comenzamos el regreso al mundo inferior. Mi animal de poder siempre estuve pegado a mí cuidándome. Al llegar al mundo inferior agradecí a mis animales y salí con las dos fracturas del alma hacia el mundo del medio donde estaba la señora. Al regresar soplé esas dos fracturas en su pecho y cabeza y pasé mi maraca cuatro veces alrededor de su cuerpo acostado en mi manta. Luego que le soplé, ella realizó una inspiración profunda y abrió los ojos. Allí le dije lo que me habían dicho sus partes del alma y que se las había traído con esas condiciones. Ella luego de pensar un momento me dijo que desde que su marido había muerto había dejado de sonreír y que haría el esfuerzo de volver a hacerlo. Pero lo que más me llamó la atención fue el hecho de que me confesó que en toda su vida había sufrido mucho porque los hombres a los que más había querido se habían muerto, uno había sido su padre, otro su hermano y finalmente su esposo. Al tiempo volví a verla a esta señora y me confesó que se sentía más tranquila y con más paz y que ya no se olvidaba donde dejaba sus llaves ni tampoco lo que tenía que decir cuando estaba dictan doclases. También me confesó que en los días posteriores a la devolución de las almas había soñado con su hermano y con su esposo y que se despedían de ella. Luego de un tiempo pudo retomar su vida con más alegría.

La fractura del alma provoca una dispersión de la energía en el sujeto. La energía del alma, cuando experimenta algún hecho importante se dispersa hacia algún lugar. Lo que dejan las fracturas del alma son dolencias emocionales y mentales pero muchas también comienzan a generar o permiten el inicio de alguna enfermedad en el cuerpo. Evidentemente, todos los aspectos del ser humano están íntimamente relaciones y vinculados como un sistema complejo, que cuando algún elemento del conjunto es afectado por algo, todos los demás también se afectan, y es ahí donde comienza el desequilibrio.  
Un desequilibrio psíquico importarte que cura la devolución de la fractura del alma es la depresión. En términos del chamanismo, la depresión se produce por una gran fractura del alma que desequilibra toda la psiquis del ser humano. Un acaracterística destacada de la depresión es la angustia y el llanto. Las personas que sufren de esta enfermedad sienten esa sensación angustiosa que los hace llorar por pequeños acontecimientos, y se sienten débiles corporal y mentalmente. Es como si lo que les pasa no los dejara avanzar hacia ninguna dirección. Para el chamanismo, la depresión se fundamenta primordialmente en una dolencia del alma, y desde allí comienza su curación. Desde la perspectiva chamánica, si se le de devuelve la fractura del alma más importante a una persona con depresión se notará que muy rápidamente deja de llorar. Esto nosignifica que ya se haya curado, pero sí significa que la angustia ha disminuido a un nivel más tolerable. Y si se realizan todas las devoluciones de fracturas del alma de esa persona, en muy pocas semanas el estado de la enfermedad ya no sería depresión, sino otra cosa mucho más llevadera y solucionable. Y si se termina de realizar el tratamiento chamánico a largo plazo y se controla que no se produzca una nueva fractura, la interioridad de la persona se equilibrará y volverá a la normalidad pudiendo desarrollar las actividades de su vida.
El caso de una joven que se había separado de su novio puede ilustrar esto. Ella era una mujer muy sonriente y emprendedora. Si bien se la puede considerar del tipo sensible y llorar por cualquier evento emotivo, nunca lloraba más que unos momentos. En un momento de su vida conoce a una persona, se enamora pero en el largo plazo le trasforma su tranquilidad. En un momento dado él decide separarse y ella no lo puede soportar. El se va de viaje y ella queda sola con esa angustia. Comienza su etapa de llanto continuo. Pasa varias semanas de angustia hasta que visita a un médico, que la deriva a un psiquiatra que le diagnostica depresión. Ella seguía llorando pero se negó a tomar los medicamentos que le había recetado. Decidió entonces probar con el chamanismo. No voy a relatar todos los viajes que se realizaron para traer sus almas, pero lo que sí hay que decir es que al otro día de que se le devolvió las dos primeras fracturas del alma ella dijo que se levantó a la mañana como tranquila y feliz y que había dejado de llorar. Que ya no sentía esa angustia en el pecho y que sus pensamientos eran más claros con respecto a su ex pareja. Esta joven al poco tiempo pudo restablecersu vida emocional con otro hombre y al año se casó.
Algo similar sucedió con otra mujer que hacía dos años estaba pasando un estado de depresión muy profunda, que no le permitía disfrutar la vida. Luego de las devoluciones del alma ella pudo reiniciar su vida como era antes de los sucesos que le habían pasado.
Desde elpunto de vista chamánico, el estado de depresión es producto de varias fracturas del alma de tiempos recientes que se combinan con otras pequeñas de tiempos anteriores. Pero al solucionar el problema inmediato de las fracturas del alma, traer las demás y que se engarcen a la totalidad es mucho más fácil.
Es muy importante resaltar que cuando se inicia un tratamiento chamánico que incluye la devolución de las fracturas del alma, este debe finalizar en un tiempo determinado, luego de tres o cuatro sesiones y que no debe ser interrumpido. Sino se realiza de esta manera, las consecuencias pueden no ser muy gratas para la persona, porque la psiquis se altera en el momento de la devolución de las fracturas del alma. Si se devuelven todas las fracturas y se controla que éstas se queden y armonicen con la psiquis en general, la sanación es posible. Si no se logra esto, la alteración puede ser peligrosa. Para ilustrar esto, una joven que se había intentado suicidar varias veces cortándose las venas comenzó un tratamiento chamánico pero no lo finalizó. Ella creyó que con una vez sola de atención se había curado de sus ataques contra ella misma, pero al cabo de un tiempo se encontró lastimándose nuevamente. Si bien fue advertida de esto, la decisión fue de ella y no de la persona que la atendió chamánicamente.

La devolución de las fracturas del alma permite que una persona vuelva a un camino de evolución más sencillo. Cuando existen esos agujeros energéticos como lo son las fracturas del alma y el desequilibrio en los distintos espacios del ser, la evolución se hace lenta, difícil y dolorosa porque el alma no puede desempeñar su vínculo con el Espíritu, simplemente porque sufre. En cambio, cuando el alma está completa, ésta puede hacer más efectivo el vínculo, y puede acercar a la consciencia más directamente la energía del Espíritu. Al estar el alma completa e íntegra de una persona, los motivos de la existencia son más claros y la energía que antes estaba dedicada al sufrimiento comienza a utilizarse en forma más efectiva para esos motivos.
Las personas que tienen grandes fracturas del alma tienen la sensación de haber perdido el sentido o la razón de hacer cosas que antes hacían con entusiasmo, como trabajar, hacer deporte, etc. Cuando el alma regresa, vuelven todas esas energías que permitían trabajar bien, con alegría, con entusiasmo.

Cuando se realiza un viaje para buscar el alma de una persona y se la encuentra, siempre se le pregunta cuándo se fue y qué edad tiene, porque para esa parte del alma todo es presente, ya que el tiempo se detuvo en el momento de irse. Pero el presente de la fractura del alma no es el mismo por el que está viviendo el consciente. La cantidad de energía que demande a la psiquis en general esa fractura del alma será la determinante de la percepción del tiempo de la persona. Si lafractura del alma es muy grande o hay varias fracturas juntas por haberse producido por una serie de hechos dolorosos, la energía que demandará será tan grande que la persona no podrá hacer mucho en su vida diaria.
En síntesis, la fractura del alma es una dolencia espiritual que genera queel alma misma no pueda llevar a cabo su cometido, que es acercar al consciente los designios del Espíritu en el ser. El alma guía a la persona en su vida porque el alma es guiada por el Espíritu. Cuando el alma está fracturada la evolución de la persona se frena o se hace más difícil de lograr. La desorientación que se produce cuando hay fracturas del alma es porque ésta no está realizando suprimordial función, que es la conexión con el Espíritu o Dios.
La devolución de las fracturas del alma hace que ésta vuelva a estar íntegra y a funcionar equilibradamente. Si el alma está completa, toda la psiquis está sana y el cuerpo puede trabajar tranquilo sin enfermarse. Un alma íntegra significa que no hay agujeros energéticos en la persona que permitan que ingreses enfermedades. La evolución del ser está íntimamente relacionada con el alma porque éste es la que se encarga que el ser humano siga caminos espirituales.
Todos los casos presentados son sólo un ejemplo de cientos de ellos que se han estado tratando durante muchos años de prácticas chamánicas. Y las prácticas que se realizaron durante este tiempo no son distintas a las que han estado aplicandolos chamanes de todos los tiempos y lugares del planeta. El chamanismo siempre ha estado presente en todas las culturas del mundo cumpliendo su tarea de sanar el alma de las personas entre otras funciones que ha tenido. Actualmente se sigue esa tradición simplemente porque ha dado resultado y es efectiva para ayudar a las personas a que estén mejor.
El chamanismo actual no niega ni va en contra de ningún otro tipo de terapias científicas, como es la psicología o la psiquiatría, porque pueden trabajar en forma conjunta. Mientras el chamán trae el alma de la persona desde otras realidades, el psicólogo hace consciente algunos elementos de esas fracturas del alma (cuando ya regresó).

MartínArmando