lunes, 8 de diciembre de 2014

Las substancias psicoactivas Nativas de Colombia.


Las substancias psicoactivas han sido divididas en analgésicas y estimulantes, sedantes y tranquilizantes, hipnóticas, y alucinógenas o psicomiméticas. El uso de algunas de ellas se puede documentar en las tempranas sociedades humanas de cazadores recolectores del paleolítico.


Es en América en donde se conoce el mayor número de especies psicoactivas, 130, y el mayor número de plantas alucinógenas de todo el mundo; el chamanismo indígena se estructuró alrededor de su utilización en la búsqueda de estados modificados de  conciencia, experiencias espirituales o místicas. Las culturas indígenas de México y de América del Sur son las que, en su orden, han utilizado el mayor número de substancias psicomiméticas o “enteógenas”.

En Colombia se han utilizado desde hace miles de años, por su capacidad de inducir estados modificados de conciencia, plantas como el tabaco, el hayo o ayo o exs (coca), el yoco, el yopo, el yajé, la virola y el borrachero. Ellas han sido usadas de diversas formas y preparaciones, solas o en combinación.


El tabaco (Nicotiana spp) como estimulante y curativo, se fuma, se aspira en forma de rapé, se usa como enema -en algunas sociedades indígenas del Amazonas-, o se chupa, en una mezcla con sales de origen vegetal, en forma de ambil, en la Amazonia, de chimú, en la Orinoquia y de yua, en la Sierra Nevada de Santa Marta.


El hayo o ayo o exs (coca en quechua, que a su vez viene del término aimará kkoka) (Erythroxylum coca y E. novogranatense var. trixillense) se mastica sólo o mezclado con cales de las piedras o de macerado de conchas, y a veces con ambil, chimú o yua para potenciar su efecto estimulante en las largas jornadas diurnas de trabajo y nocturnas de conversaciones o de pensamiento. Es una planta que se usa como ofrenda en los lugares sagrados y como expresión de respeto en los encuentros ceremoniales y rutinarios.


El yoco (Paullinia yoco), rico en cafeína, es un fuerte estimulante que se consume como una bebida fría en horas de la mañana en algunas sociedades indígenas de la Amazonia.


El yopo (Anadenanthera peregrina), como psicomimético, o alucinógeno, que hoy se asocia a las culturas indígenas de la Orinoquia y de los u´was de la cordillera Oriental fue muy usado por los muescas. Esta planta de poder se usa como un polvo y mezclado con cales resultantes de la trituración de la conchas de caracoles de agua dulce se inhala a través de unos huesos de aves en las ceremonias de curación presididas por los chamanes



Virola, conocida como epená, es un género botánico de árboles medianos, nativos de las selvas de Sudamérica, estrechamente vinculadas con otras Myristicaceae, como Myristica. Comprende 77 especies descritas y de estas, solo 41 aceptadas.
Tiene hojas lustrosas, oscuras con diminutas flores amarillas, y emite un olor pungente.
La resina rojiza oscura de su corteza contiene varios alcaloides alucinógenos, muy notable es 5-MeO-DMT (en Virola calophylla), bufotenina (5-OH-DMT), y Dimetiltriptamina (DMT); también hay beta-carbolina alcaloides harmala, IMAO que potencia los efectos de DMT. De acuerdo a Richard Evans Schultes, el uso de Virola en rituales mágico-religiosos se restringe a naciones del occidente de la cuenca del río Amazonas y partes de la cuenca del Orinoco color puya.

MUSEO DE HISTORIA DE LA MEDICINA